Es un servicio georeferenciado diseñado como un medio de captar, almacenar, analizar y desplegar grandes volúmenes de información de distintas fuentes y escalas, en un área determinada, con el fin de contribuir al Ordenamiento Territorial. El ideal es un catastro que, bajo un marco de referencia legal único (como el que ha implementado la Ley Nacional N° 26.209, permita la descentralización por Provincias y Municipios, con criterios de recopilación y realización uniformes y compatibles. Se cuenta actualmente con herramientas de gran utilidad, como son los Sistemas de Información Geográfica (G.I.S o S.I.G), definidos como: ?Un conjunto de herramientas para gestionar y analizar información espacial? o ?Un Servicio de hardware, software y procedimientos elaborados para facilitar la obtención, gestión, manipulación, análisis, modelado, representación y salida de datos especialmente referenciados, para resolver problemas complejos de planificación y gestión?, es decir: para la toma de decisiones.

Debemos destacar que la misma definición nos dice que ellos son herramientas para manejar datos fundamentalmente datos ubicados geoespacialmente, ya sea recopilados o nuevos. Por lo tanto sin datos no existe un Gis.

Un Servicio de Información Territorial, ya sea tradicional o informatizado, se realiza en tres etapas bien definidas. Ellas son:

  1. Almacenamiento de Datos e Información.
  2. Procesamiento de Datos.
  3. Emisión de la Información.